"FÉNIX DE LOS INGENIOS", "MONSTRUO DE NATURALEZA".

Con estos contundentes sobrenombres era conocido el gran escritor del Siglo de Oro Español, Lope Félix de Vega y Carpio.

Y no exageraban, tanto por la abundancia de su obra literaria, como por su agitada vida, especialmente la amorosa (cuando no estaba haciendo obras teatrales estaba haciendo niños),si que parecía tener una naturaleza de vigor monstruoso.

Veamos su cara antes de proseguir:

lope-de-vega

Aquí le tenemos, tan seriecito el hombre con su hábito de la orden de San Juan (Fijarse en la cruz).
Si, la Orden de San Juan de Jerusalen, esa orden militar que se ocupaba de atender a los que peregrinaban a Tierra Santa, y se ponían enfermos en el camino, o que empezaban ya enfermos.

Echemos un vistazo a su vida.

Lope Félix de Vega Carpio (1562-1635) nació en Madrid. Estudió con Vicente Espinel y, después, en el Colegio Imperial de los jesuitas.

De 1583 a 1587 datan sus primeros amores con Elena Osorio, llamada Filis en sus poemas. En 1588 un rival ganó el amor de Elena, causando a Lope un despecho que desahogó en escritos de toda clase y que aún recordaría en La Dorotea, en 1632.

El episodio terminó con un proceso y un destierro a Valencia en 1588 -año en que se casa con Isabel de Urbina (Belisa)- a 1595. La historia con la que fue su primer esposa, tiene tintes que podrían considerarse de dramáticos.
Lope de Vega era seductor, poeta de éscritor de éxito aclamado y acosado por las mujeres. Con lenguaje actual se podría decir que ninguna se le iba viva.

En sus redes cayó la inocente Isabel, hija de buena familia, que con razón, se opuso a las ralciones de su hija con un hombre, a más de mujeriego, con frecuentes y graves encontronazos con la justicia.
Para zanjar la cuestión, Lope de Vega la raptó llevándosela a Toledo.Pero, como estaba condenado a pena de destierro, tuvo que marcharse a Valencia, dejando sola a la resignada Isabel.

Pero la desgracia terminó con aquel romance al morir su hija Antoñita y un tiempo después, muere Isabel de parto, al dar a luz a su hija Teodora.
Según uno de los señores para los que trabajó Lope, Isabel "fue noble, fue discreta, fue señora".
En la obra literaria de Lope de Vega, y como era su costumbre de poner nombres poéticos a sus amadas, a Isabel la llama "Belisa".

Ese era, oh casualidad, el nick que yo teía por esos chats de Dios. Como homenaje a Isabel de Urbina,claro, porque, si no nos homenajeamos las isabeles, ¿quien nos va a homenajear?

Ya de vuelta en Madrid y viudo, en 1598, se casó con Juana de Guardo y mantuvo un doble hogar. Después, conoce a Micaela Luján hacia 1599 (Camila Lucinda) y, probablemente a otras mujeres. Hasta 1608 duran estos amoríos, que se reflejan constantemente en sus escritos. Al año siguiente, la muerte de su esposa e hijo Carlos Félix le sumen en honda crisis y se ordena sacerdote.

!!!! Comoooo. Semejante golfo sacerdote!!!!

sacerdote

Pues si, aqui lo tenemos de nuevo, con su alzacuellos y todo.

Desde 1605 es secretario del duque de Sessa. Por su epistolario se conocen algunos sucesos íntimos de su vida. En primer lugar, la inestabilidad de su vocación religiosa, que cederá ante su último gran amor, Marta de Nevares (Marcia Leonarda o Amarilis), desde 1616 hasta su muerte en 1632. Desde entonces, la vida de Lope se hunde ante la vocación religiosa de su hija, la muerte de su hijo Lopito y la fuga de su hija Feliciana.

Su entierro fue un acontecimiento público, y, un año después, aparece una primera biografía, escrita por su discípulo Juan Pérez de Montalbán, quien le atribuye 1800 obras de teatro, sin contar los autos sacramentales. De éstas se consideran hoy 317 auténticas y 27 probables. A ellas hay que sumar varios libros de poesía, novelas y narraciones en prosa, junto a los poemas épicos, acaso los escritos más queridos por él y menos leídos hoy.

Bien, basta ya de cotilleo. Ahora comencemos con su obra,que no es tarea fácil.

Hacer un listado de su obra sería tarea ingente, además de tediosa de leer. Por ello recomiendo vivamente a los interesados que busque en cualquier buscador, perdón por la redundancia. Será más ágil y rápido.

Su estilo es de verso ágil, ingenioso, sin por ello perder profundidad. Es un clásico muy asequible, ideal para iniciarse en ese género que, a priori, parece difícil.

Vamos, que Lope engancha, ya lo vereis.

Ahora una muestra de su obra.

Se trata de un fragmento de "La Dorotea". Es uno de los pocos versos que me se de memoria, junto con el "Romance de la luna", de García Lorca,algunos del "Tenorio" y alguno que otro de Machado.

Ya anciano, Lope compuso La Dorotea, obra en prosa y en cinco actos para ser leída, al igual que La Celestina, en la que se inspira. En ella, Lope rememora los amores juveniles con Elena Osorio, bajo los seudónimos de «Fernando » y «Dorotea».

A MIS SOLEDADES VOY

A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

¡No sé qué tiene la aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo
no puedo venir más lejos!

Ni estoy bien ni mal conmigo;
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo.

Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo
un ignorante soberbio.

De cuantas cosas me cansan,
fácilmente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.

El dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento,
que humildad y necedad
no caben en un sujeto.

La diferencia conozco,
porque en él y en mí contemplo,
su locura en su arrogancia,
mi humildad en su desprecio.

Continua...

Una vez más, una bonita imagen alusiva para terminar.

CASA

Esta es la casa de Lope de Vega. Chula, verdad?.